Yauco, ciudad y arquitectura

Al recorrer las calles de su centro histórico se podrán apreciar numerosas estructuras de alto valor arquitectónico.

Recurso: Primerahora.com | El Desahogo| Andrés Mignucci

Yauco, fundado en el 1756, es un tesoro escondido para los amantes del arte, la cultura, la historia y la arquitectura. Una visita al Pueblo del Café develará sorpresas insospechadas, detalles únicos de gran calidad y belleza, junto a relatos e historias que combinan la tradición y la modernidad.

Solo con mencionar el nombre del ilustre yaucano y descendiente corso, Alejandro Franceschi, se aborda la historia de la fundación de una de las primeras plantas de generación eléctrica en el país y de la fundación de la primera fábrica de losa criolla en la isla. También, fue el responsable de la llegada en 1904 del primer automóvil a Puerto Rico, para la cual Don Alejandro aseguró tener la correspondiente licencia de conducir número 1.



Hoy día, la Casa Franceschi de 1907, en proceso de restauración, preside el casco urbano de Yauco como una de las piedras angulares de su patrimonio arquitectónico. Esa riqueza arquitectónica fue impulsada por la extraordinaria economía del café que distinguió a Yauco desde mediados del siglo XIX y que, con profundas influencias corsas, catalanas y mallorquinas, convirtieron al pueblo en centro y motor de la región sur-oeste de la isla.

El casco urbano de Yauco fue terreno fértil para los más destacados constructores, arquitectos e ingenieros que trabajaron en Puerto Rico en la última mitad del siglo XIX y primera mitad del siglo XX. Durante esa época, se destacan: Miguel Briganti Pinti, Tomás Olivari Santoni, François Troublard, Nicanor Rodríguez, Francisco Porrata Doria y la familia Filardi, entre otros.

Al recorrer las calles de su centro histórico se podrán apreciar numerosas estructuras de alto valor arquitectónico. Abundan los estilos Neoclásico, Vernáculo criollo, Colonial español, Art Deco, Resurgimiento español. Varios de esos edificios han sido reconocidos por el Registro de Sitios y Zonas Históricas de Puerto Rico y por el Registro Nacional de Lugares Históricos del Departamento del Interior de los Estados Unidos.

Sobre un centenar de estructuras de valor patrimonial concentradas en el centro histórico, podemos destacar la Casa Agostini (1850), la Casa Antonio Mattei Lluveras (también conocida como Casa González Vivaldi, 1880), el Chalet Amill (1914), la Casa Césari-Antongiorgi (1893), la Logia Masónica Hijos de la Luz (1894), y la Casa Filardi (1916).

En el Teatro Ideal (1919), se celebró la histórica asamblea del Partido Liberal en el 1936. Un año antes, en el 1935, Carlos Gardel deleitó a los yaucanos con uno de sus legendarios conciertos en la isla. Hoy día el Teatro Ideal exhibe una dinámica cartelera de conciertos, obras y presentaciones.



Otras estructuras importantes, dignas de protección patrimonial, incluyen el Banco Territorial de Tomás Olivari Santoni (1913), la Clínica El Amparo (1914), diseño de los hermanos Filardi, y la Iglesia Nuestra Señora del Rosario (1934), diseñada por Francisco Porrata Doria.

El trazado urbano de Yauco se distingue por dos espacios públicos principales: la Plaza Fernando Pacheco, con la iglesia dedicada a la Santa Patrona de Yauco, Nuestra Señora del Rosario, y el Parque Lluveras, donde se ubica la Casa Alcaldía (1824), sede del gobierno municipal. Dos arterias principales -la calle Comercio y la calle Betances- forman una intersección conocida como “las cuatro esquinas”, foco principal de la actividad económica del pueblo.

La calle Comercio ha sido la principal vía comercial, transformándose estos últimos años en el Paseo del Café. La calle Betances, por su parte, constituye la vértebra cívica, extendiéndose norte-sur y conectando la plaza, el parque, y los principales edificios cívicos como son la Gran Logia Soberana, las escuelas públicas de principios de siglo -Santiago Negroni y Muñoz Rivera- y la antigua estación del tren. La calle Muñoz Rivera se distinguió como el centro de los grandes almacenes, extendiéndose hacia los barrios cafetaleros de Collores, Almácigo, Naranjos y Río Prieto. La calle Betances culmina en las icónicas escalinatas de Yauco que abren paso al pintoresco Cerro de Yauco, hoy día lienzo del vanguardista programa de arte público, Yaucromatic.

El pasado 12 de mayo, la Legislatura Municipal de Yauco, junto al alcalde, aprobó una resolución declarando el centro urbano como Zona Histórica. Esto será un paso fundamental para lograr la misma designación a nivel nacional en un futuro cercano por parte del Instituto de Cultura Puertorriqueña, la Junta de Planificación y la Legislatura de Puerto Rico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.