Una BMW R100… ¿de latón?

Seguramente no habrá un punto intermedio, la amarás o la odiarás, pero es indiscutible que la preparación de Vincent Degano no dejará indiferente a nadie.

Por: SoloMoto.es | Miriam Panisello | Noticias

Si hay algo obvio en la preparación de esta BMW R100 de Vincent Degano es que no pasa desapercibida. Aunque en parte, nos recuerda un poco a la Hurakàn de FMW Motorcycles y a la Ducati Golden Custom que, pese a no gozar de acabados cobrizo, deslumbran tanto como esta impresionante BMW de latón.

Vincent, es un apasionado de las BMW scrambler, en parte porque considera que son unas motos cómodas y adecuadas para el uso diario. Precisamente por eso lleva más de cinco años trabajando con ellas como base, y las conoce lo suficientemente bien como para acabar realizando obras como la que hoy os presentamos.

Por supuesto, el primer paso fue desmontar la moto entera y dejarla en el chasis. Tampoco dejó de lado el motor que, si bien no estaba en mal estado, el original no ofrecía el rendimiento que se esperaba de una moto con la imagen que tenía en mente.

Tanto las válvulas como el revestimiento del cilindro y todo el circuito eléctrico fueron revisados, y a los carburadores les adosaron filtros KN. Tras una limpieza mecánica total, y cambiar todos los líquidos, la BMW R100 estaba lista para rodar, pero aún no para deslumbrar.

Vincent Degano lo tenía muy claro, quería un look café racer puro. La horquilla original fue sustituida por la de una Triupmh Speed Triple. Con este cambio también ganó espacio para montar unos discos Triumph de 320 mm con pinzas radiales Brembo, lo que obligó a cambiar las tijas. Para mejorar la presión de frenado, instalaron latiguillos de freno de tipo aeronáutico. Un guardabarros hecho a mano, junto con un velocímetro ‘Daytona Velona’, completan la imagen frontal de la BMW.

Pero eso no significa que acabara su trabajo. La parte trasera también fue modificada y reconstruida en acero para alojar la carcasa del asiento y, de paso, alojar la batería para dejar una imagen muy limpia. La zaga de la moto se completa con un sillín personalizado y las luces traseras e intermitentes de ‘Motogadget’.

Evidentemente, para finalizar y convertir esta BMW R100 en una pieza única, Vincent dedicó especial atención al acabado cobrizo que realizó con una cobertura de polvo de latón, lo que le otorga ese brillo y tono tan especial, y que contrasta con el negro brillante del guardabarros delantero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.