Pendiente la Uniformada a los “four tracks” de Bayamón

Los agentes han utilizado diversas estrategias para dar con los conductores que han acabado con la paz

Recurso: Elvocero.com | Noticias | Yaritza Rivera Clemente

El comandante de Operaciones de la región de Bayamón, Guillermo Rivera, confirmó ayer que la Policía está investigando las múltiples quejas que han realizado los residentes de las comunidades El Volcán y Monte Carlo, denunciando los ruidos innecesarios que ocasionan los conductores de “four tracks” y las carreras clandestinas que se realizan en la zona.

“Hemos recibido varias querellas de ahí, pero cada vez que la patrulla va hasta el lugar, no se ha detectado nada”, dijo Rivera en entrevista con EL VOCERO.

Precisó que los agentes han utilizado diversas estrategias para dar con los conductores que han acabado con la paz que había en la zona, pero que no han tenido resultados. “Por lo menos en la vía principal no hemos detectado esa situación”, sostuvo.

“Nos gustaría ocuparles el equipo y procesarlos porque están violando la ley si es en la vía de rodaje, pero cada vez que los agentes van, no encuentran a nadie”, recalcó.

El uso de los “four tracks” en las vías públicas está prohibido por la Ley de Vehículos y Tránsito, según enmendada en el 2013 por el exgobernador Alejandro García Padilla. En ese entonces, García Padilla recalcó que los vehículos no están hechos para transitar en las vías públicas y que las enmiendas a la ley fueron parte de un “consenso ciudadano y político”.



LO QUE DICE LA LEY

– El uso de vehículos todo terreno estará permitido solo en predios de terreno o instalaciones públicas destinadas para su uso, así como en instalaciones privadas con previa autorización de sus dueños.

– También se establece que la edad mínima para operar o ser pasajero de un vehículo todo terreno de más de 100 centímetros cúbicos es 16 años.

– Tipifica como delito no inscribir estos vehículos y prohíbe su uso en las autopistas, carreteras estatales o municipales y demás vías públicas que estén pavimentadas.

Esta prohibición no aplica al uso de “four tracks” en terrenos o instalaciones públicas destinadas para su uso, así como en instalaciones privadas con previa autorización de sus dueños.

La ley ordena además al secretario del Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) a crear un registro actualizado de todos los vehículos de este tipo que se vendan en la Isla. A propósito de este registro, el DTOP emite una identificación exclusiva a cada uno de los vehículos.

“Cada vez que los vecinos llaman, la patrulla va y no encuentra nada. Hay que ver de qué otra forma o manera podemos detectar eso. Nos dicen que es todos los días, pero yo envío patrullas y no detectan nada”, agregó el comandante, quien aseguró que ha verificado hasta ordenanzas municipales para ver cómo pueden atajar dicho problema.

Las declaraciones del comandante surgen luego de que vecinos de la comunidad El Volcán denunciaran que no pueden vivir en paz en sus hogares por los ruidos innecesarios y las carreras clandestinas que se realizan en la zona sin importar la hora ni el día de la semana.

Clamor de los vecinos

“Esto es insoportable y uno se frustra porque uno dice que cómo la bachata, la mediocridad y lo que es lo malo progresa en este país y lo bueno no. No hay una paz espiritual. No hay una comodidad donde uno puede decir que está viviendo tranquilo. Aquí no existe eso. Simplemente dejan que corran los ‘four tracks’ y nadie hace nada”, dijo uno de los vecinos, quien pidió mantenerse en el anonimato por temor a represalias.



Precisó que entiende que a lo mejor no hay suficientes agentes de la Policía que vayan a vigilar el área donde se realizan dichas carreras, pero recomendó entonces que se construyan reductores de velocidad para mitigar y minimizar la situación. “Nos está afectando la salud”, denunció el hombre a EL VOCERO.

Detalló que la situación está ocurriendo detrás de sus residencias, en un solar abandonado que ubica al otro lado de la carretera PR-22, expreso José de Diego. Mencionó que en dicho lugar los conductores de los “four tracks” o motoras ponen música a alto volumen, fuman drogas y realizan carreras clandestinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *