O te gusta o la odias: Honda RC30 salvajemente preparada a la venta

No, no es una RC51

Recurso: SoyMotero.Net | Noticias | David Robledo
Fotos: Iconic Motorbikes

La verdad es que estamos en un dilema. No tenemos claro si esta preparación de una Honda RC30 es un gran trabajo o es un sacrilegio. En cualquier caso, lo que sí es seguro es que está a la venta.

« de 3 »

Como bien sabes, tenemos una “micro-sección” en SoyMotero.net desde hace unos cuantos años a la que llamamos “motos de ensueño a la venta”. Es un espacio que nos gusta mucho a nosotros, os gusta mucho a vosotros y también le gusta mucho a otros que no dudan en apropiarse de la idea. Pero bueno, cada cual con lo suyo, y nosotros a lo nuestro. El caso es que en esta ocasión y a pesar de que una Honda RC30 siempre es una moto que calificaríamos como moto de ensueño, en este caso tenemos nuestras dudas.

Tal como puedes ver, estéticamente no se parece en absoluto a una RC30, sino que más bien nos recuerda a las Honda RC51. El motivo es tanto el frontal como el resto de fibras, que son de carbono, se prepararon para esa moto, a pesar de que tampoco sigue estrictamente el diseño. Aunque esa no es la única modificación que ha sufrido la que antaño fuera la superbike más bestia de Honda.

De la misma manera puedes apreciar como todo el tren delantero se ha sustituido y las barras y los frenos se han actualizado también con unas suspensiones Öhlins y unas pinzas radiales. En teoría, estos cambios le darán un mejor comportamiento, al igual que la suspensión trasera, que tampoco es la de serie.

Hay muchas horas de trabajo en el motor

Las modificaciones van mucho más lejos e incluyen las llantas, el subchasis que ahora es de carbono, basculante de magnesio, tija triple, escape Ladybird… Y eso es la parte que podemos ver, porque el trabajo interior es también muy meticuloso. El motor ha pasado por las manos de Jim Granger, donde se le ha puesto una culata de competición de 1988 fabricada por Moriwaki. Las válvulas son Kibblewhite, los pistones y los cilindros llegan directamente desde HRC, la centralita es Dynojet, los carburadores Keihin se han modificado y, como decíamos antes, los escapes son Ladybird.

Con todas estas preparaciones se atreven a decir que es la RC30 más ligera jamás construida, aunque no aportan el peso final que de serie y en vacío era de 185 kg. Lo que sí sabemos es que la potencia es de 125 CV, lo que supone 13 más que los de serie y también sabemos que las llantas de 17 pulgadas le dará todavía más ligereza en la conducción.

Después de todo esto sí podemos decir que no nos importaría darnos una vuelta en ella, pero seguimos con la duda de si estamos ante una moto de ensueño o ante un delito contra la historia de las dos ruedas. Por cierto, la moto estará a la venta dentro de muy poco en Iconic Motobikes, así que si a ti te convence tendrás que estar atento para no perder tu oportunidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.