La extraña historia de una vieja Harley japonesa

En 1963 unos cazadores californianos encontraron lo que creían una Harley abandonada… solo que todos sus logos estaban en japonés.

Por: SoloMoto.es | Jordi Aymamí | Noticias

Uno de los cazadores disparó a lo que, desde la distancia, creyó que era un ciervo entre la maleza. El sonido metálico ya reveló que aquello no era un ciervo, sino una moto. Los dos hombres descubrieron que aquella moto, que parecía una Harley, en realidad era japonesa. Cómo llegó esta moto japonesa de los años 30 a los bosques de California sigue siendo un misterio, casi tanto como su origen, aunque este es algo más fácil de descubrir.

En los años 20 la industria japonesa era casi inexistente y no existía ninguna gran fábrica de motos en la isla, por lo que las motos de alta cilindrada, básicamente de cuerpos de seguridad y guardia del emperador, eran Harley-Davidson, que tenía un distribuidor en el país asiático. Con la depreciación del yen japonés el distribuidor norteamericano impulsó la creación de una fábrica Harley en Shinagawa (Japón) con el capital de la empresa farmacéutica Sankyo. En 1930 empezó a fabricar motos para el ejército japonés, produciéndose también una versión con sidecar. Pocos años después, y con vientos de guerra, Sankyo se hizo cargo de la fábrica y aquellas motos de tecnología Harley pasaron a llamarse Kurogane.

Steve Rainbolt, de San Diego (California), era amigo del cazador que encontró la Kurogane, y también un coleccionista de motos. Su amigo le comentó que tenía una moto vieja y Rainbolt se la compró, restaurándola concienzudamente hasta el nivel de las fotos.

El motor es el V2 a 45º de 1.200 c.c. de 74 pulgadas y válvulas laterales de las Harley de 1926, con cambio de tres velocidades, cuenta con una horquilla del tipo Springer y carece de suspensión trasera, por lo que toda esa parte de amortiguación se encomienda a los muelles del asiento del pasajero…

Curiosa, ¿verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *