El vehículo eléctrico ya es más barato que el térmico

Un estudio indica que ya hay opciones rentables

Recurso: SoyMotero.Net | Noticias | David Robledo
Fotos: Marcas

La “batalla” entre los vehículos térmicos y eléctricos continúan. Los diferentes grupos de presión empujan a un lado u otro. ¿Es más caro, más barato? Un estudio realizado en Europa habla de un ahorro económico en los eléctricos.

« de 2 »

Por el momento no existe un gran consenso ni social ni industrial sobre la transición energética a un mundo con menos emisiones de CO2. Sí está claro que el sistema actual no es el más apropiado, pero no está claro cómo se pueden adaptar sociedades y economías a los cambios que están por venir. En el mundo de la automoción pasa lo mismo, muchos apuestan por modelos eléctricos, mientras otros tantos prueban alternativas como la pila de hidrógeno o los carburantes sin huella de carbono. Sobre la mesa mucho dinero en juego y, también, el futuro tanto del planeta como de la vida tal y como la conocemos actualmente.



Precisamente este gran interés sobre lo económico, que en muchos casos está primando sobre la necesidad de un cambio de tendencia, hace que nos encontremos diversos estudios que indican una cosa o la contraria. Hay algunos que apoyan la teoría de que los vehículos eléctricos contaminan más durante su creación y su achatarramiento de lo que lo hacen los térmicos incluyendo luego su consumo de carburante. Otros estudios hablan de que la pila de hidrógeno es la gran solución a la vez que sus oponentes cuestionan el sistema de abastecimiento y el consumo de energía que llevaría la creación del hidrógeno. Y luego está la vertiente económica, pues hay quien asegura que un eléctrico se rentabiliza a corto plazo frente a quienes dicen que no.

Las ciudades necesitan menos emisiones

Ahora un estudio, supuestamente imparcial, realizado por la financiera Leaseplan muestra un panorama en el mercado europeo que parece despejar la incógnita sobre el tema de la rentabilidad. El estudio publicado y denominado “Car Cost Index” ha alcanzado su sexta edición y aunque está enfocado al mundo de los coches lo cierto es que arroja datos interesantes en los 22 países europeos analizados. Se valoran diferentes parámetros en los coches de gasolina, diésel, híbridos y eléctricos que van desde el precio de compra, a la fiscalidad, el seguro, el mantenimiento, el coste de la energía y la depreciación. Con eso y teniendo en cuenta un kilometraje anual de 30.000 kilómetros y los costos promedio de los primeros cuatro años de propiedad del coche han llegado a varias conclusiones.



La primera de ellas es que actualmente el coste y operatividad de un coche eléctrico prorrateado de manera mensual es inferior al de uno térmico, mientras que el híbrido es el más caro de todos. Eso sí, esto es una media pues hay países y segmentos en los que determinado vehículo no es rentable y habría que ver qué sucede si extrapolamos estos estudios al mundo de la moto. Por ejemplo, en España, un coche de tamaño medio tendría un coste mensual de 832 euros, con diésel y gasolina situándose en 917 mientras que el híbrido ascendería a 1.020. Si hablamos del mismo segmento pero con características del coche premiun la distancia se amplía, con el eléctrico costando al mes 936 euros frente a los 1.092 del gasolina que, en esta ocasión sería la opción más cara.

Prorrateado gastos mensualmente el estudio desvela datos interesantes

Los costes de España que varían mucho respecto a otros países ya que estamos en la octava posición más cara del mercado en general con un coste medio de 944 euros al mes, lejos de los 1.138 de Suiza que es el país más caro de los 22 estudiados pero también de los 743 de Grecia, el país más económico. Volviendo a los costes por segmentos llama la atención que si bajamos a vehículos más asequibles, los compactos y sub-compactos, en España la opción eléctrica sigue siendo mucho más cara. En el segmento B1 (sub-compactos) el precio mensual es de 573 para diésel, 576 para gasolina y 699 para eléctrico. En C1 y SUV-C1 (compactos) el híbrido cuesta 903 euros por 798 del eléctrico, 701 del gasolina y 697 del diésel. Curiosamente, Francia en estos mismos segmentos, que son los más populares y por tanto los más similares para sacar conclusiones con respecto a una moto los eléctricos son mucho más económicos con costes de 557 euros en el B1 y 644 en el C1. Una muestra más de la deriva energética y de movilidad de nuestro país que siembra serias dudas sobre la realidad de un futuro más limpio, al menos, en lo que a emisiones de CO2 se refiere.

También falta ver cómo podría afrontar nuestro sistema eléctrico una mayor demanda de electricidad y si sería capaz de producirla, aunque eso necesitará de otro tipo de estudios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.