Cómo cambiar los discos de embrague de tu moto

Los discos de embrague múltiples en aceite, como todos, funcionan deslizando unas piezas contra otras. Esto antes o después provoca su desgaste, pero es algo muy sencillo de solucionar.

Por: Motociclismo.es | Noticias |

Vamos a recordarte la teoría del funcionamiento de un embrague: Su función es la de aislar el movimiento del motor del de la rueda trasera. El funcionamiento es sencillo, ya que consta de una serie de discos que están muy apretados unos contra los otros, de manera que se transmite el movimiento de uno a otro. Para que deje de ocurrir, lo único que hay que hacer es separar estos discos. Esto lo puedes conseguir en el momento que quieras, simplemente apretando la maneta del embrague. Cuando lo haces empujas los muelles que los están apretando, y los discos se separan, o al menos dejan de estar tan apretados unos contra otros.

¡Ah!, ¿cómo sabes que tienes que cambiar los discos? Cuando sueltes el embrague y la moto tarde en reaccionar como si lo soltaras despacio, o si vas en la marcha más larga donde más se exige al motor y, al acelerar, sube de vueltas de repente y no avanzas más. Entonces llegó el momento de sustituirlos.

Primero tienes que sacar el cable de la leva de embrague, en la parte superior de la tapa, destensándolo primero completamente en la maneta. Afloja la contratuerca dejando la ranura por donde podrás extraer el cable. Una vez fuera puedes sacarlo sin sufrir demasiado. Ahora quita todos los tornillos de la tapa del embrague y la extraes. Después, los tornillos que comprimen los muelles de embrague, siempre siguiendo un orden en cruz. Sacar los discos es fácil si tenemos en el exterior los de ferodo. En caso contrario tienes que ayudarte con un alambre. Pueden ser todos iguales, o llevar uno o dos discos de papel prensado para evitar las vibraciones en las salidas, a costa de aguantar algo menos.

Comprobamos los discos. Si los de ferodo están de color negro y huelen a chamuscado, hay que cambiarlos. Si los de metal están coloreados también. Aun teniendo buen aspecto los de ferodo podrían estar desgastados o alabeados los metálicos, y hay que comprobarlos. Dejamos los discos de ferodo nuevos en aceite de motor al menos 4 horas. Después mételos en el mismo orden que los sacamos, ponemos la tapa de presión, los muelles y sus tornillos. Conviene apretarlos con dinamométrica, van sólo a 1,2 kgm, y es fácil estropear las roscas. Limpiamos las superficies de contacto de la tapa, ponemos la junta nueva y el empujador de la placa de presión. Colocamos la varilla de la leva en su posición. Luego atornillamos dos o tres vueltas los tornillos de la tapa, los apretamos del todo y colocamos el cable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *