AMF: La era negra de Harley Davidson

En 1968 Harley Davidson admitió hallarse cerca de la bancarrota. Las ventas iban de mal en peor, y más de la mitad de los modelos vendidos (unos 26.000) estaban fabricados fuera de Estados Unidos, en lugares como Italia donde se hacían las Aermacchi.

Había sido la época de las aventuras con motocicletas de pequeñas cilindradas, que se presentaban en un mercado mundial cada vez más exigente y plagado de nuevas ideas provenientes de Japón, Alemania y otros países.

Harley Davidson AMF

El grupo American Machine & Foundry Company (AMF), adquirió Harley Davidson, salvándola de la bancarrota, pero iniciando con ello un periodo complejo, pues supuso una acción humillante para una empresa tan marcadamente familiar.

AMF era una conocida marca, principalmente por sus productos para la práctica de bolos y otros artículos recreativos. Esto hizo que muchos puristas de Harley no se entusiasmaran con la idea de que un fabricante de productos deportivos fabricara la clásica y mítica motocicleta americana. Incluso AMF continuó fabricando sus carros de golf y motos de nieve con el nombre de Harley Davidson durante los años en que dirigió la empresa.

También fue traumática la nueva dirección, que desecho desde un principio la manera precavida y familiar de llevar la empresa, dejando de escuchar tanto a vendedores como a compradores, lo cual había sido una política siempre seguida por HD.

Además para suerte de AMF, pero para desgracia de la marca, el mercado manejado por la leyenda condujo a una situación realmente difícil y curiosa. La compra de HD por AMF coincidió exactamente con el tiempo de la película Easy Riders. Una gran parte de los jóvenes amantes de la rebeldía, críticos con la sociedad americana, se acercaban a estas motos como símbolo de libertad, aunando la legendaria fama de la marca.

Esto le vino bien a AMF, pero la realidad fue el daño que se estaba haciendo era grande.

AMF fabrico carros de golf y motos de nieve con el nombre comercial de Harley Davidson
AMF, el negocio por encima de los clientes

Desde 1968 hasta 1981 se sucedieron los cargos en las direcciones de los distintos departamentos, que tradicionalmente habían sido ocupados por las familias Harley-Davidson de forma muy estable. Los miembros de la familia que quedaron, fueron degradados o ellos mismos dimitían, abandonando la marca.

En esos momentos el negocio se empezó a llevar directamente desde Nueva York, las instalaciones quedaron anticuadas y los medios financieros fueron disminuyendo drásticamente.

Es cierto que habían cometido errores con todos los experimentos de motos de baja cilindrada, como las malogradas Aermacchi, pero la nueva dirección de AMF intento (abandonando el mínimo de calidad exigible) imitar a las motocicletas japonesas, pero los clientes se decantaban por estas últimas, mas rápidas y con mayor calidad.

Los ultimas Aermacchi de 1976, de 350cc. Eran modelos toscos, que aunque lograron algún título en los grandes premios, fue totalmente en vano. Al final Aermacchi se vendió a una familia italiana que lograron poner en marcha su marca Cagiva.

AMF quería la mayor cantidad de motocicletas posibles, solo el número importaba. La imagen quedo olvidada, la nueva empresa solo estaba interesada en el proyecto económico.

Publicidad de la época de la fracasada Aermacchi Harley Davidson

En 1973 llego la primera crisis mundial del petróleo, y los traslados de piezas a la línea de montaje que AMF había decidido montar en Nueva York se encarecieron terriblemente.

Entre las diferentes zonas de producción surgían malentendidos e innumerables problemas.

Los ejecutivos se iban sucediendo vertiginosamente, muchos de ellos sin ningún conocimiento sobre motocicletas. Se produjeron multitud de casos injustos, traslados, despidos. Todo ello se tradujo en un grave descenso de la calidad de las motocicletas y cientos de ellas se amontonaban a la espera de ser mejoradas.

Nueva competencia para las Harleys AMF

Cada vez que alguna de estas motocicletas caía en manos de algún periodista especializado se hacía más y más daño a la imagen de Harley Davidson. Los usuarios de grandes cilindradas optaron en muchos casos por las modernas GoldWing de 1.000 cc.

Por otro lado los fabricantes de motocicletas japoneses, británicos, alemanes e italianos que fabricaban motocicletas más pequeñas, comenzaron a producir motos de calle y de carretera más grandes.

Las motocicletas Honda 750Yamaha 650Triumph 650 y Kawasaki Mach III ofrecían una verdadera competencia para las “AMF Harley-Davidson”.

El fin de Harley Davidson AMF

A la vez que esto sucedía Harley Davidson siempre tuvo un sector de la clientela que le fue fiel. Este sector le perdonaba todo. Aquellas motos eran más que una moto, no importaban que estuvieran mal acabadas, frenaran mal y perdieran aceite.

Eran libertad sobre dos ruedas, un concepto de todas formas muy romántico para miles de bikers, que no tardarían de no haber cambiado las cosas en desaparecer.

La asociación de AMF con las motocicletas Harley Davidson finalizó en 1981 cuando AMF vendió la empresa a un grupo de inversores, entre ellos Willie G. Davidson, nieto del cofundador de la empresa William A. Davidson. Después de haber tenido la oportunidad de liberarse de un propietario corporativo más grande, Harley-Davidson regresó, con una filosofía completamente nueva y en busca de la excelencia. Después de conseguir liberarse de la nefasta política de AMF, Harley Davidson regresó, con una filosofía completamente nueva y donde primaba la vuelta a la excelencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.