XTR Café Noir: Puesta de largo

Esta preciosidad salida del taller de XTR Pepo tiene como base la modesta Mash 250 Café Racer, de la que han sabido sacar el mejor partido y resaltar su estilo clásico.

Por: SoloMoto.es | Tono García |

Ya habíamos comprobado que Pepo Rosell, uno de los prepa­radores más expertos y con mejor currículum del panorama nacional, con su nueva andadura con XTR Pepo quería hacer preparaciones aptas para todos los públicos y bolsillos, mante­niendo siempre la clase y calidad que le distingue. Obviamente, para poder realizar una preparación que no dispare el presupues­to, la base tiene que ser económica, lo que no supone ningún problema para Pepo, ya que se impone el reto de sacar siempre lo mejor de cada moto, independientemente de su valor original.

 

En esta ocasión se decidió por transformar una Mash 250 Café Racer. A pesar de que ya había trabajado anteriormente con esta marca francesa, convertir esta modesta naked de estilo vintage en la deportiva creación que le rondaba por la cabeza no iba a ser tarea sencilla.

Teniendo claro que la pieza fundamental iba a ser vestirla con un completo carenado, Pepo no paró hasta crear artesanalmente el que mejor se ajustara a la Mash, en este caso de estilo clásico, como los que lucían las antiguas Ossa de competición, al que se le ha incorporado un faro delantero H7 XTR, a semejanza de las motos de resistencia clásicas.

Instalar el nuevo carenado a la moto no fue una tarea sencilla, se tuvieron que crear artesanalmente los soportes para que encaja­ra a la perfección, como finalmente ha sido. También se ha modificado el chasis y el subchasis, que dejan ahora a la vista todo el hueco interior, lo que aporta una sensa­ción de ligereza.

Más cambios

Otra pieza fundamental ha sido la elección del nuevo depósito de combustible. Tras mucho mirar, finalmente Pepo se decidió por realizarlo también él mismo, y creó un precioso depósito de fibra de carbono que nos recuerda al que lucían las Honda 500 GP.

Estos cambios han servido para adoptar una posición de conduc­ción más deportiva y acorde con la nueva estética. Se han retra­sado las estriberas y se han instalado unos reposapiés Racing de aluminio a juego con las palancas de cambio de marcha y freno trasero.

Manteniendo el espíritu clásico de la moto, no hay muchas concesiones para la comodidad en el tema asiento, ya que se ha solucionado con un pequeño acolchado monoplaza tapizado por XTR. La parte trasera finaliza con un colín de estilo café racer fabricado en fibra al estilo de las Aermacchi ala d’Oro de los sesenta, coronado con un soporte para el piloto trasero, sacado de una Montesa, y matrícula artesanal.

El motor no ha recibido modificaciones, al cambiar solo el filtro de aire por uno XTR más deportivo, pero sí un nuevo sistema de escape artesanal tipo megáfono SuperMario de XTR que le sien­ta de maravilla, al igual que la pintura de Pintumoto, que culmina de este modo una conseguida estética clásica deportiva.

Deja un comentario