¿Qué ocurre cuando entra el ojo del huracán?

Una meteoróloga explica lo que se experimenta en el momento en que el centro de un ciclón tropical impacta a un territorio.

Por: Elnuevodia.com | Noticias | Frances Rosario

Puerto Rico está bajo la amenaza de sufrir en las próximas horas un impacto directo del huracán María.

El ciclón tropical es descrito por el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) como uno “potencialmente catastrófico”.

El último pronóstico de trayectoria de la agencia federal prevé que el ojo del sistema entre mañana por Yabucoa entre las 6:00 a.m. a 8:00 a.m. y salga por Barceloneta a eso de las 8:00 p.m. Se proyecta que será un huracán categoría 5, con vientos de sobre 157 millas por hora.

Pero, ¿qué ocurriría cuando ese centro del huracán María impacte a la isla?

La meteoróloga Odalys Martínez, del Servicio Nacional de Meteorología (SNM), explicó que “en ese centro como tal hay una calma aparente”. El peligro está en la “pared” de ese ojo del huracán, acotó.

Según el glosario del NHC, el ojo de un huracán es “el área aproximadamente circular de vientos ligeros que abarca el centro de un ciclón tropical severo. El ojo está completamente o parcialmente rodeado por la nube de la pared del ojo”.

Martínez detalló que, cuando un sector se encuentra en esa zona de ojo, “en muchas ocasiones puedes ver cielos despejados, pero eso es momentáneo”.

Por otro lado, el NHC indica que la “pared del ojo es una banda organizada o anillo de nubes cumulonimbos que rodean el ojo o centro de un ciclón tropical”.

Es aquí, en esa pared del ojo del huracán, donde el sistema carga los vientos más fuertes y la lluvia más intensa, precisó la meteoróloga.

El SNM proyecta que, ante el potencial impacto de huracán María, desde esta tarde comiencen a deteriorarse las condiciones del tiempo con aguaceros cada vez más frecuentes y vientos de tormenta tropical. Ya en la madrugada se harán sentir ráfagas y vientos huracanados cada vez más potentes.

Consejos prácticos para que un huracán no lo tome desprevenido

Inspeccione su vivienda
Recorra cada área, interior y exterior para evaluar su vulnerabilidad.

Coteje los desagües
Observe que los techos, patios y alcantarillas no estén tapados con basura u hojas. Manténgalos libres de escombros.

Revise las ventanas
Verifique que, junto a las puertas y techos, sean seguros para resistir la fuerza del viento y el agua. Elija un sistema de protección adecuado.

Haga un inventario
Tome fotos y videos de su vivienda.

Evalúe sus equipos
Revise sus equipos de suministro de energía y obtenga aquello que sea necesario.

Deja un comentario