Nerve Autonomous Street Racer: Eléctrica, 300 km/h, de 0 a 100 en 1,5 s…. ¡y sin piloto!

Este prototipo de moto eléctrica mezcla prestaciones para quitar el hipo con una conducción autónoma.

Por: SoloMoto.es | Jordi Aymamí |

La danesa Nerve Autonomous Street Racer estuvo presente en la 2nd International Conference on Future Mobility que se ha celebrado en Dubai este pasado fin de semana.

Las credenciales de esta moto eléctrica, construida por la empresa Nerve, son impresionantes: se declara una velocidad máxima superior a los 300 km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h de 1,5 s, todo eso… sin conductor, porque la Nerve Autonomous Street Racer es una motocicleta autónoma. Esta moto ya se exhibió en octubre durante la NaTrans Expo que se celebró en Abu Dhabi.

nerve-02

El fundador y director de Tecnología de Nerve, Soeren Ekelund, manifestó durante la presentación de la moto en Dubai: “Estamos viviendo tiempos muy emocionantes en el mundo del transporte y la movilidad. El desarrollo sostenible nos está obligando a todos a replantearnos el concepto de transporte público y privado. Los vehículos del futuro tienen que ser más adaptables, más fuertes, más rápidos, más inteligentes y más verdes”.

“Ya no es suficiente con pensar en cómo un vehículo satisface las necesidades de un único individuo -la forma en que lo transporta de A a B-. Más bien debemos tener en cuenta las necesidades de la sociedad en su conjunto”, dijo Ekelund.

Esto reabre los debates sobre el hecho de depender totalmente, a nivel de seguridad tanto activa como pasiva, de la tecnología de un vehículo –moto o automóvil-, un parámetro que evidentemente es el más importante en un vehículo autónomo. Y en el caso de la moto, desde luego, la pasión y el placer que genera su conducción.

¿El futuro, a medio plazo, será de motos autónomas como esta Nerve Autonomous Street Racer? Pues francamente, esperamos que no…

Herman Gómez

Es el fundador y director general de PuertoRicanBiker.Com desde el 2010. También se destaca como desarrollador de la página Web y como fotoperiodista.

Deja un comentario