Lazareth LM 847, con motor de Maserati

Por: Víctor Gancedo – Motociclismo.es

La última preparación de Ludovic Lazareth es una moto con el motor de un Maserati Gran Turismo
de 470 CV.

La última creación del preparador francés Ludovic Lazareth es una de las más excéntricas que hemos visto y es que pocos se atreverían a poner en una moto un motor V8 de 4.691 cc. Así es la Lazareth LM 847, una moto única creada por un tipo único.

pic1

El motor atmosférico antes citado procede de un Maserati Gran Turismo MC Stradale. Está desarrollado en colaboración con Ferrari y declara 470 CV a 7.000 rpm, destacando por contar también con transmisión automática hidráulica de una sola velocidad, que transmite su potencia al asfalto a través de dos cadenas y dos ruedas. El peso declarado para el conjunto es de 400 kg, por lo que la relación peso/potencia es «positiva», con más de un CV para cada «kilo». Leyendo estos datos, la verdad es que ya nos podemos hacer una idea del increíble rendimiento que puede llegar a producir.

El diseño espectacular de la Lazareth LM 847 lleva el sello indiscutible de Ludovic Lazareth, que para la zaga ha recurrido a un colín que recuerda en gran parte al de la Ducati Panigale. La parte ciclo utiliza al gran motor como parte vital del chasis. Delante cuenta con dos basculantes monobrazo, con un amortiguador para cada uno de ellos. Sin embargo, detrás cuenta también con dos monobrazos, pero se sirven del mismo amortiguador Ohlins TFX multirregulable que trabaja de forma transversal al sentido de la marcha.

pic2

La frenada del tren delantero está confiada a dos discos perimetrales de 420 mm mordidos por pinzas Nissin de ocho pistones. Detrás cuenta con dos discos «convencionales» de 255 mm y pinzas de cuatro pistones. Los cuatro neumáticos son unos deportivos Michelin Power Cup Evo

A pesar de tener un aspecto brutal, la última creación de Lazareth no es excesivamente grande, anunciando una distancia entre ejes de 1.850 mm y una longitud máxima de 2.650 mm, menos incluso que una Honda GL1800 Gold Wing.

Deja un comentario