El Departamento de Hacienda cierra decenas de colecturías

Las ventas de marbetes, comprobantes y sellos pasarán casi en su totalidad a los bancos y las cooperativas.

Alrededor de 30 colecturías afectadas por los huracanes Irma y María no reabrirán. Otras 20 que todavía están en funciones cerrarán como parte de un plan del Departamento de Hacienda para reducir gastos y pasar funciones al sector privado.

Hacienda pasará las funciones de venta de marbetes, sellos y comprobantes a 225 sucursales bancarias y a 245 cooperativas de ahorro y crédito. Además, mantendrá unas 10 colecturías regionales abiertas, que operarán como centros de servicios al contribuyente y no necesariamente venderán los marbetes, comprobantes y sellos. También, mantendrá en operaciones las colecturías en los tribunales y los Centros de Servicios al Conductor (Cesco), precisó ayer el secretario de Hacienda, Raúl Maldonado Gautier.

“Lo que queremos es que esas colecturías regionales que queden sean más como centros de servicios al contribuyente… a donde podrán ir y resolver sus asuntos contributivos”, dijo el secretario.

Con este cambio, la agencia espera ahorrar alrededor de $18 millones anuales al tener menos gastos en renta de oficinas y nómina, entre otras partidas.

Unos 268 empleados de carrera serán ubicados en las colecturías que se mantendrán funcionando, en las unidades de cobro de la agencia o en los centros de servicios al contribuyente. Los contratos de 26 empleados temporeros no serán renovados y, dependiendo de las necesidades de la agencia, se retendrá algunos de los 58 empleados transitorios que tienen las colecturías. Del mismo modo, algunos de estos servidores públicos podrían acogerse al programa de transición al sector privado que impulsa el gobierno.

El secretario indicó que desde ayer comenzaron a informar a cada uno de los empleados de las colecturías los cambios para estas dependencias y el efecto potencial que podría tener en sus labores.

“Esta es la primera fase de la digitalización del gobierno. Una vez la tecnología esté más completa, se harán más cambios”, indicó Maldonado Gautier, al puntualizar que muchos de los servicios que hoy día se ofrecen en las oficinas del gobierno irán migrando a aplicaciones y portales del gobierno.

El secretario afirmó que cerca del 80% de los ciudadanos que visitan las colecturías van a comprar marbetes, sellos y comprobantes. Como estos documentos ahora serán vendidos en las cooperativas y los bancos, se espera que se reduzca drásticamente el movimiento de personas en estas oficinas del gobierno.

Desde hace años, muchos bancos venden, con un importe adicional de $5, los marbetes. Este cargo se mantendrá con el nuevo esquema. No obstante, el costo de los sellos o comprobantes no aumentará ya que se tramitarán a través de un intermediario privado el cual, dependiendo del arreglo al que llegue, podría compartir las ganancias con estas instituciones bancarias, sostuvo Maldonado Gautier.

“Los bancos reciben el beneficio de tener estos depósitos. Ellos probablemente reciban una parte de lo que el proveedor anterior recibía por estos servicios”, sostuvo.

El funcionario indicó, además, que aquellos alcaldes que deseen mantener los servicios de colecturía en sus pueblos, pueden optar por proveerlos desde la alcaldía. Sostuvo que Hacienda, en este proceso, adiestrará al personal y le ofrecerá el equipo para realizar las labores.

No obstante, anticipó que algunas de estas ventas de sellos y comprobantes también podrían ser delegadas a los centros de inspecciones y a las empresas de envío de dinero, entre otras.

De hecho, el funcionario explicó que se evalúa delegar otras funciones al sector privado, incluyendo el pago de los premios de la lotería tradicional que podrían pasar a las cooperativas de ahorro y crédito.

“Este es un proyecto interesante porque cumple con el Plan Fiscal en términos de eficiencias, reducción del gobierno y externalización de servicios. También, cumple con el Plan para Puerto Rico (la plataforma del gobernante Partido Nuevo Progresista) y con el Plan de Hacienda”, dijo.

El gobierno publicó, la noche del miércoles, la revisión del Plan Fiscal que sometió para la evaluación de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

El documento prevé cambios en Hacienda para mejorar el cumplimiento de los contribuyentes, detectando los escenarios de evasión tributaria y fortaleciendo las herramientas tecnológicas que le permiten a la agencia mejorar el cobro de dinero.

Entre las iniciativas, está la integración de los sistemas de información de Hacienda, la creación de sistemas avanzados de análisis contributivo y la promoción de un programa de cumplimiento voluntario en la agencia, cuyos detalles no han sido precisados.

Deja un comentario