Cruceros y Nestlé siguen en su apuesta por Cuba

La nueva política de Donald Trump no ha intimidado a empresas multinacionales.

Por: Elnuevodia.com | Benjamín | Morales Noticias

La Habana, Cuba – La industria de cruceros internacional seguirá adelante con su apuesta por el mercado cubano, así como gigantes multinacionales como Nestlé, a pesar de los intentos del gobierno estadounidense de recrudecer su política económica hacia Cuba.

Importantes ejecutivos de nueve de las mayores líneas de cruceros del mundo iniciaron hoy una jornada de trabajo de dos días para que aquellos que están presentes en Cuba afinquen sus operaciones y los que no han iniciado actividades comiencen a hacerlo a la brevedad.

La importante reunión ha contado con toda la atención de las autoridades cubanas, que recibieron al grupo de empresarios con la artillería pesada de su equipo de trabajo.

El ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, dio el disparo de salida al cónclave y agradeció a los presentes por su asistencia a la ronda de negociaciones.

Malmierca estuvo acompañado por Manuel Marrero, ministro de Turismo; Eduardo Rodríguez Dávila, viceministro de Transporte; y Josefina Vidal, directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

El CEO de la empresa Norweigan Cruise Lines, el cubanoamericano Frank del Río, destacó que la industria de cruceros tiene a Cuba como foco de desarrollo y abogó por que Estados Unidos retome su política de acercamiento hacia la isla.

“La industria de cruceros tiene buenas perspectivas con Cuba y apoya su apertura como destino. Esperamos que todo siga abierto. Esperamos que los gobiernos puedan solucionar sus diferencias, las buenas noticias es que estamos aquí y felices de esta visita”, expresó el importante ejecutivo.

“La Habana se ha convertido en el destino de mayor satisfacción a nivel global para mi empresa y he escuchado que mis colegas de otras empresas repiten lo mismo”, agregó.

El gobierno estadounidense emitió una nueva serie de restricciones para viajeros del país que quieran ir a Cuba, medidas que en su mayoría buscan impactar el flujo de turismo desde Estados Unidos a la isla.

La industria de cruceros no sufrió ninguna restricción directa en sus operaciones, aunque ahora los viajeros deberán tomar los cruceros en grupos autorizados y acompañados por personal de la empresa u organismo que organiza el viaje.

“Hemos visto un impacto mínimo por las nuevas regulaciones. Los barcos siguen llenos… Nosotros quisiéramos que todo se normalizara, completa normalización. Ha sido demasiado largo, 60 años de esta política. Cuba merece un trato mejor que este”, dijo Del Río.

Cuatro compañías de cruceros estadounidenses mantienen operaciones actualmente en Cuba, ellas son Carnival Cruise Line, Royal Caribbean Cruise Line (RCCL), Norwegian Cruise Line Holding (NCLH) y Pearl Seas LLP. Una quinta se encuentra en negociaciones para iniciar actividades, publicó el periódico oficial Granma.

La actividad turística a través de cruceros ha crecido considerablemente en Cuba desde que el pasado presidente estadounidense, Barack Obama, pactó la autorización de viajes a Cuba utilizando ese medio de transporte.

De los más de cuatro millones de turistas recibidos en Cuba el pasado año, 112,000 arribaron a bordo de esas embarcaciones, y este año esa cifra podría duplicarse.

Los cruceros no son las únicas empresas que mantienen sus apuestas por el mercado cubano. La multinacional suiza Nestlé, la empresa fabricante de alimentos más grande del mundo, ha expandido sus operaciones al establecer una fábrica de producción en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, una de las entidades cubanas que ha sido vetada a las empresas estadounidenses por parte del Departamento de Estado.

Nestlé estableció una empresa mixta, como se conoce en Cuba a la alianzas público-privadas, con la Corporación Alimentaria S.A. (Coralsa) de nombre Nescor S.A., la cual tendrá a su cargo la torrefacción de café y la producción de galletas saladas, dulces y cremadas, así como productos culinarios y alimenticios en polvo dirigidos al mercado cubano.

“Se trata, entre otros, de los conocidos productos Maggi, muy bien posicionados en el mercado cubano y que hoy se importan. A través de Nescor S.A. pretendemos producirlos en nuestro país y con ello sustituir, de manera efectiva, las compras en el exterior, pues ese es el objetivo fundamental de cada una de las líneas de negocio de Coralsa”, dijo a la prensa oficial cubana Nelson Arias Moreno, presidente de Coralsa.

Arias Moreno explicó que la idea es sustituir las importaciones de esos productos y abaratar costos, pues entre los años 2011 y 2016, se destinaron alrededor de $26 millones anuales a la importación de 8,000 toneladas de café y un promedio de 4.6 millones para la compra en el mercado foráneo de 7,400 toneladas de galletas. Igualmente, se importaron más de 1,000 toneladas anuales de sazones Maggi para el uso de la población.

La planta debe estar en funcionamiento para el 2019 y el arranque de su construcción se ha dado tras un intenso proceso de negociaciones que inició en el 2014.

Así, Nestlé expande sus operaciones en Cuba y establece una planta productora que podría ser utilizada para exportar productos al resto del Caribe o América Central.

Deja un comentario