Confirma Autoridad de Carreteras: Para marzo otra fase de mejoras a la PR-10 de Ponce a Adjuntas

Por: Periodicolaperla.com | Jason Rodríguez Grafal |

De no surgir contratiempos, la rehabilitación de la ruinosa carretera estatal PR-10 entre los municipios de Ponce y Adjuntas arrancará en marzo de 2017.

Según expresó a La Perla del Sur la saliente directora de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), Carmen Villar Prados, al presente su agencia solo espera por concurrencia federal para subastar el proyecto.

La obra, con un costo estimado de $12.5 millones, incluirá la rehabilitación de la vía entre los kilómetros 20.17 en Ponce y 29.8 en Adjuntas, y mejoras de seguridad entre el Aeropuerto Mercedita (km. 0) y el municipio de Adjuntas (km. 29.8).

El pasado mes de marzo, sin embargo, Villar Prados expresó que estos mismos segmentos serían atendidos previo al cierre del año 2016.

El proyecto surgió a raíz de reiterados reclamos de grupos de activistas como el Movimiento Pro-Repavimentación de la PR-10, que en noviembre de 2015 y marzo de 2016 paralizó el tránsito en la vía para exigir al gobierno su intervención.

Durante años, conductores que frecuentan la ruta no solo han denunciado el mal estado de la vía, sino la pobre iluminación que ha contribuido a accidentes de tránsito en la zona.

“La carretera PR-10, por su naturaleza, en su diseño, en su definición, no necesariamente requiere iluminación con postes. En las autopistas, la mayor parte de la iluminación la vez en los puentes, y cuando no es en los puentes es mediante dispositivos (ojos de gato)”, explicó Villar Prados.

“Lamentablemente, el problema es que no se hizo ni una ni la otra. Esta es una carretera sin marcado en el pavimento, sin líneas, sin ‘ojos de gato’, sin vallas y, por ende, tiene unos problemas de seguridad mayores”, continuó.

Una vez iniciado, el proyecto debe extenderse por alrededor de 12 meses, aseguró.

Para verano la repavimentación

Por otra parte, la saliente funcionaria informó que el proyecto de mejoras que actualmente se realiza en un tramo de ocho millas de la PR-10, entre los kilómetros 1.83 y 14.9, debe concluir en julio de 2017.

A un costo de $7.2 millones, financiados con fondos federales, las mejoras se realizan desde el desvío a la PR-52 (Letras de Ponce) hasta el sector Pastillo Tibes. La obra inició el pasado mes de agosto y está a cargo de la compañía Ferrovial Agroman LLC.

El proyecto incluye tareas de escarificación, repavimentación, al igual que la instalación de equipos de seguridad.

“Desde que se construyó esta carretera, es la primera vez que la PR-10 recibe algún tipo de mantenimiento y por eso las situaciones que ahora se enfrentan”, sostuvo Villar Prados

“Invertir casi $20 millones en una vía existente no es común, pero demuestra la necesidad que tiene la carretera, porque lo amerita”, reconoció.

Deja un comentario