Cómo equilibrar la rueda de tu moto

Cada vez que cambiamos un neumático nos llega la noticia: también hay que equilibrarlo. Y la verdad es que aunque por fuera no veamos nada que nos induzca a pensar que el conjunto de la rueda está descompensado, el peso no está perfectamente repartido.

Por: Motociclismo.es | Pepe Burgaleta

Cuando una rueda gira, y más cuando lo hace a tanta velocidad como en una moto, es necesario que el peso esté repartido de manera constante a lo largo de todo su perímetro. Todos sabemos que un peso que gira provoca una fuerza centrífuga que tiende a lanzarlo hacía el exterior. Si ese peso no está compensado por otro idéntico, y situado diametralmente opuesto, el eje sobre el que gira está sometido a esfuerzos que provocan deformaciones, y que si la velocidad de rotación es suficientemente elevada, se convierten en vibraciones.

Hay que tener en cuenta que a una velocidad de 200 km/h, una rueda delantera de tamaño medio, gira a unas 1.750 rpm. Así que si tenemos un peso concentrado en un lado de la rueda, esa tremenda fuerza centrífuga provocará que la moto vibre de manera notable.

NADA ES PERFECTO

Si observas con atención una rueda de moto, verás que en su diseño todo está pensado para que la masa este uniformemente repartida respecto a su eje. Todo tiene una simetría para que dividiendo la llanta en el número de secciones que sea necesario, su peso sea el mismo. Bueno, hay un elemento que distorsiona, la válvula. Pero además de la llanta, que es algo cuya estructura vemos sin problemas, teneos el neumático, esa pieza negra y de la que desconocemos por completo su interior. Aunque exteriormente parezca perfectamente homogéneo, la verdad es que no lo es. Puede haber algunas juntas en su interior, el espesor de la goma puede variar un poco en una u otra sección, o puede tener otras imperfecciones. El resultado es que hay zonas con más peso que otras, y el conjunto puede no estar perfectamente equilibrado.

Para resolver este problema, lo que se hace es averiguar en el conjunto de la rueda, dónde está situado ese exceso de peso, y colocar de manera diametralmente opuesta una masa similar que la equilibre. No es un trabajo difícil, y aunque en un taller se hace con ayuda de una máquina que facilita la tarea, simplemente dejando la rueda girando libre sobre un eje, se puede realizar con facilidad.

QUÉ HERRAMIENTAS VAMOS A NECESITAR

Obviamente lo mejor es tener una máquina electrónica de equilibrar, pero esto sólo está al alcance de un taller, para que te hagas una idea, hasta en el Mundial las ruedas se equilibran a mano. Podemos sustituir la máquina por una equilibradora manual, que puedes encontrar por unos 75 €, que está compuesta simplemente por un bastidor y unos apoyos con rodamientos para un eje. Además necesitas los pesos que equilibrarán la rueda, conocidos como «plomos», aunque este material ya no se utilice por motivos ambientales.

El resto son unos alicates para quitar los plomos anteriores, cortar y pegar los nuevos, y el material de limpieza que asegure que la superficie de la llanta está en buenas condiciones para que no se despeguen los nuevos plomos, que tienen una superficie adhesiva con este fin. También nos hará falta algo para señalar en el neumático dónde tenemos que colocar el peso, lo más habitual es un trozo de tiza.

CÓMO EQUILIBRAR LA RUEDA DE TU MOTO, PASO A PASO

PASO 1: PREPARAR LA RUEDA

Una vez colocada la rueda en la equilibradora, y bien sujeta con los conos que permiten que el eje no roce con el interior de la llanta, hay que asegurarse de que no hay plomos antiguos. Si todavía están pegados usamos los alicates para despegarlos.

PASO 2: EL PUNTO QUÉ MÁS PESA

Dejamos la rueda libre, y empezará a girar en un movimiento alternativo. Esperamos que deje de moverse y ya habremos localizado el punto que más pesa, que estará situado abajo del todo. Marcamos entonces con la tiza el punto diametralmente opuesto.

PASO 3: CUESTIÓN DE VELOCIDAD

Saber cuánto peso es necesario es una cuestión de práctica, con la velocidad de giro como dato con el que trabajar. Se gira la llanta desviando la marca de tiza al menos 90º y vemos con qué velocidad vuelve a su posición de reposo. Cuanto mas rápido, más peso.

PASO 4: PESO EXACTO

Decidimos qué peso ponemos y cortamos la cantidad exacta de la tira. Despegamos un poco del protector del adhesivo, lo pegamos en la llanta y comprobamos qué hace. Si el peso sube, hace falta más, si baja, menos. Si deja de girar, hemos acertado.

PASO 5: PEGAR LOS PESOS

Repetimos la operación de comprobación del peso hasta que acertemos con el exacto. Cuando lo sepamos, lo pegamos de manera permanente en la llanta, que tiene que estar perfectamente limpia, apretando bien con los alicates.

PASO 6: COMPROBACIÓN

Lo único que nos queda es comprobar que el peso está en su lugar colocando la llanta en varias posiciones y asegurándonos de que no se mueve en ninguno de ellos. Si hay mucho peso, girando el neumático sobre la llanta es posible que se pueda reducir.

Deja un comentario