Cómo cargar la batería en casa

Por: Motociclismo.es | Pepe Burgaleta | Foto: Juan Sanz

Actualmente se han impuesto los cargadores «inteligentes», que cargan con ciclos.

Todos nos hemos quedado sin batería. Siempre ocurre en el lugar y el momento menos adecuado. Si hemos llegado a ese extremo, será una situación que se repetirá. La única forma de evitarlo es cuidarla antes de que sea demasiado tarde.

Hay trabajos de mantenimiento de nuestra moto que solo son válidos para especialistas, otros que requieren ciertos conocimientos y una buena dotación de herramientas, y otros que los podemos hacer cualquiera sin tener ni idea de mecánica y sin necesitar una gran inversión en material. Este es el caso de las baterías, unas piezas que nos pueden causar un buen dolor de cabeza si no cumplen su función, porque nos dejan tirados, y que si no vigilamos, acaban rompiéndose. Controlar su estado es bien simple, y cargarlas también. Actualmente además se han impuesto los cargadores inteligentes, en los que no tenemos que estar vigilando cuando acaba la carga, porque ellos mismos hacen una prueba de carga inicial, se desconectan al acabar, y hasta sirven para mantenerlas cuando no usamos la moto, porque los dejas conectados y se activan y desactivan, permitiendo que la batería se mantenga en buen estado mucho más tiempo.

La forma más sencilla de cargarse una batería es dejar que se descargue por completo, porque se sulfata y se hace imposible su recuperación. Actualmente las baterías sin mantenimiento se han impuesto, pero esto solo es válido para la revisión de su nivel de agua, no para su nivel de carga.

¿QUÉ NECESITAS PARA CARGAR LA BATERÍA?

No hace falta ni una gran inversión ni mucho material para que tengas tu batería bajo control. Una batería no tiene nada en su interior que podamos manipular, así que al final lo único en lo que podemos intervenir es en cargarla y en el caso de las tradicionales, en mantener su nivel de líquido dentro de los márgenes adecuados. Contando con un voltímetro que puedes encontrar por unos 20 €, para conocer la carga en cada momento, que puede sustituirse en el caso de las de ácido por un densímetro, que cuesta alrededor de cinco euros, una botella de agua destilada para rellenar, por menos de un euro el litro, o de ácido sulfúrico, por menos de 5 €, si hay que hacerlo por primera vez, y el cargador adecuado, todo estará bajo control. Un cargador tradicional válido para una batería de moto cuesta unos 50 €, y uno inteligente más o menos lo mismo.

BATERÍA, LA CARGA

pic-bat-02

La forma más sencilla de comprobar el estado de nuestra batería es medir su carga. Habitualmente una batería de 12 V, que son las que usamos, tiene cuando está cargada al máximo unos 12,9 V, una cifra que se reduce poco con la descarga. Menos de 12 V es ya una situación grave. Para medirlo solo hace falta un voltímetro que se conecta en un instante a los polos de la batería en su mismo lugar de instalación.

BATERÍA, NIVEL DE AGUA

pic-bat-03

Aunque cada vez hay menos baterías tradicionales, sigue habiendo un buen número de ellas, y son precisamente las más delicadas. Una batería convencional tiene una solución de ácido sulfúrico en su interior, y el agua que forma parte de ella, se evapora conforme aumenta la temperatura. Para evitar que la presión sea excesiva y explote, la caja tiene un respiradero por el que escapa el agua. De manera regular hay que vigilar el nivel, algo sencillo porque las baterías son translúcidas y tienen marcas de regulación. Si ha bajado, la concentración de ácido aumenta y es perjudicial para su funcionamiento, así que hay que rellenarla, pero solo de agua destilada sin impurezas, porque el ácido no se evapora.

 

Deja un comentario