Autoridad de Carreteras estima que tomará cuatro meses abrir las vías

Para reparar los daños, llegó una asignación federal de $40 millones.

Corregir los derrumbes, deslizamientos y fallas significativas en las 27 carreteras del país que permanecen incomunicadas tomará un período de cuatro meses, estima la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT).

“Son trabajos complejos. El daño que han sufrido las carreteras ha sido sustancial. Ha habido fallas en los suelos que son impresionantes”, explicó el ingeniero Eduardo Ruiz. director de construcción de la ACT.

Para reparar los daños, la Administración Federal de Carreteras (FHWA, en inglés) aprobó una primera asignación de fondos de sobre $40 millones tras una primera ronda de incidentes reportadas. “Ya estamos gestionando una segunda petición de dinero”, informó el funcionario.

El expediente actual preparado por las autoridades suma unas 550 incidencias, cada una reportada por separado en un formulario federal, el cual incluye los costos de reparación y los trabajos de emergencia.

El nivel de prioridad ya está establecido. Primero, se atenderán las 27 carreteras incomunicadas, localizadas en diversos municipios de la isla, como San Sebastián, Barranquitas, Guayanilla, Canóvanas y Orocovis. El número puede cambiar en caso de que la fuerte caída de lluvias obstruya vías adicionales.

En esa primera etapa, por ejemplo, está la carretera PR-132, kilómetro 7.4, en Cidra. Afectada por un deslizamiento de tierra, a un costo estimado de $500,000, se comenzará a reparar la vía la semana que viene, y se construirá un muro de contención. De igual forma, la carretera PR-186, a la altura del barrio Palma Sola en Canóvanas, tuvo un fallo que se estima en casi $4 millones y que podría ser un proyecto de dos años, resaltó Ruiz.

“Los proyectos de construcción que normalmente hacemos en la isla tardan eso, un año o dos. De manera acelerada, vamos a tratar de hacerlo en cuatro meses por lo menos esa primera fase de abrir paso para las vías que están intransitables”, aseveró Ruiz.

Con los fondos asignados y los diseños de reparación, se emiten las órdenes de trabajo (o “task orders”) a los contratistas. Hasta ahora, la ACT cuenta con 30 contratistas precualificados, una lista que incluye tanto los que han trabajado ya con la Autoridad, como los que no han licitado anteriormente, “pero sí tienen experiencia en la construcción de carreteras”, aseguró el funcionario.

A su vez, ya se han cumplido con 55 órdenes de trabajo. Algunas de estas situaciones corregidas son carreteras reparadas y vueltas a hacer transitables, o medidas de seguridad puestas para evitar accidentes de tránsito. En una segunda fase, se atenderán las vías que están parcialmente cerradas pero que permanecen transitables, puesto que los daños ocupan solo una parte de la carretera.

Paralelamente, se está trabajando con la reparación de los 17 puentes. Para aliviar algunas de las limitaciones actuales, la ACT peticionó cinco puentes militares que sirvan como sustitutos temporeros.

Entre los puentes dañados, por ejemplo, se encuentra el puente ubicado en la carretera PR-52 en Juana Díaz. El costo estimado de trabajo se acerca a los $2 millones, puesto que en la socavación, explicó Ruiz, quedaron expuestos los pilotes que sostienen la estructura.

A la par de la reparación de carreteras y puentes, 60 contratistas del Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) se encargan de la remoción de material vegetativo, agregó.

Aliviar los tapones

De acuerdo al funcionario, los atípicos atascos de vehículos que han experimentado los conductores de la zona metropolitana en los últimos días fueron producto del cierre simultáneo de las carreteras PR-177 y PR-2, lo que amontonaba todo el tránsito a lo largo de la PR-22.

Tras permanecer cerrada por un fallo en el sistema de tuberías que atraviesa la carretera, la PR-2 vuelve a ser una opción para los conductores en lo que se arregla el puente colapsado sobre la PR-177. “Ya el sábado, después de una semana de trabajo, la abrimos de forma temporera… El trabajo completo conlleva más tiempo”, dijo.

A su vez, Ruiz informó que esta semana firmará cerca de ocho contratos para comenzar la reparación de semáforos en las vías principales de la zona metropolitana, una inversión estimada en $8 millones.

“En esa fase, lo que vamos a hacer es restablecer el sistema de semáforos para ponerlo a funcionar tan pronto tengamos servicio eléctrico”, agregó.

Mientras tanto, la Policía de Puerto Rico, en conjunto con la División de Tránsito del DTOP, continuarán dirigiendo en tránsito en las intersecciones con mayor flujo de vehículos, según los datos de las autoridades.

Dentro de tres semanas, se espera enviar a un grupo de contratistas especialistas en rotulaciones -todavía por identificar-, a restablecer las señales de tránsito y demás rótulos en las carreteras.

Deja un comentario